Día 4: exponé una de tus obsesiones

Todos tenemos temas que nos obsesionan y las obsesiones son poderosas, dice Natalie Goldberg en “Writing down the bones”. Según ella, los escritores siempre terminan escribiendo acerca de sus obsesiones: lo que los persigue, lo que no pueden olvidar, lo que cargan desde la infancia. Son temas de los que no podemos escapar, cosas que se traslucen en nuestros textos aunque no nos demos cuenta.

El primer paso es identificarlas. Hacé una lista de tus obsesiones: el café, el chocolate, un ex novio, tu infancia, un lugar que querés conocer, un lugar que conociste, un diálogo que no podés olvidar, una imagen, una cena familiar, un autor, un artista, una técnica, un color, un deporte, una necesidad compulsiva de hacer algo sin saber bien por qué. Anotá todas las que se te vengan a la cabeza. Ahora hacé de cuenta que se acaba de inaugurar un museo de obsesiones en tu ciudad y te ofrecen un espacio para exponer la tuya, de manera anónima. ¿Cuál elegirías, cómo la mostrarías al público —a través de un objeto, quizá— y qué diría el cartelito explicativo?

(Yo también estoy escribiendo textos en mi cuaderno y creo que este es uno de los que más me divierte. Si alguien se anima, comparta el suyo de manera anónima —o no— en los comentarios así empezamos a armar el museo acá mismo).

Natalie Goldberg le dedica un capítulo a las obsesiones en su libro “Writing down the bones” y la que me habló del museo de obsesiones fue Caro Chavate así que para esta consigna hice un mix. Este disparador forma parte del proyecto mensual “30 días de escribirme”. Cada día durante 30 días compartiré una consigna o disparador corto para que escribas un texto en tu cuaderno o blog. La idea es que lo uses para entrar en calor la mano y generes el hábito de escribir todos los días. No es necesario empezar con grandes temas ni escribir durante horas. Estos ejercicios están pensados para hacerse entre 15 y 30 minutos, pero cada cual puede usar el tiempo que quiera. Podés ir viendo los disparadores de este proyecto acá. Si querés compartir tu texto en alguna red social, podés usar el hashtag #30díasdeescribirme.